Abogado de Fideicomisos en el Condado de Harris | Gonzalez Law Group
(832) 530-4070
YOUR LEGAL TEAM FOR LIFE

FIDEICOMISOS

Protección de sus Finanzas y Bienes a Largo Plazo

Existen diferentes tipos de Fideicomisos que pueden ser simples o complejos y servir a una variedad de propósitos legales, personales, de inversión o planificación fiscal. A nivel básico, un fideicomiso es una relación jurídica en la cual una persona posee propiedad equitativa sobre cierta propiedad, mientras que otra posee el título jurídico sobre la misma. En el Fideicomiso intervienen tres partes fundamentales:

 

  • Fideicomisario es quien tiene el título del patrimonio fiduciario.
  • Beneficiario es aquél en cuyo favor se ejerce la administración de los bienes fideicomisitos y a quien el fideicomisario debe obligaciones y deberes equitativos que tratan con la propiedad fiduciaria, para su beneficio.
  • Propiedad Fiduciaria es la que es retenida por el fideicomisario para el beneficiario.

 

Los fideicomisos se clasifican en fideicomiso inter vivos o fideicomiso testamentario. Un fideicomiso inter vivos es un fideicomiso que se crea y se hace efectivo durante la vida del fideicomitente. Con frecuencia también se llama un fideicomiso activo. Puede ser revocable o irrevocable. El contrato de fideicomiso entre vivos toma normalmente la forma de un contrato entre el fideicomitente y el fiduciario. Los activos del fideicomitente se transfieren a fideicomiso mientras que el fideicomitente está vivo. Estos activos, que se convierten en el corpus de fideicomiso o principal, se describen tanto en el instrumento o en una planilla adjunta. El fiduciario generalmente indica acuse de recibo de propiedad (recibido) en el instrumento de fideicomiso.

Un fideicomiso testamentario es un fideicomiso creado por el testamento de la persona fallecida (difunto), a diferencia de un fideicomiso inter vivos, que no está en vigor durante la vida del fideicomitente. En su lugar, se hace efectiva después de la muerte del fideicomitente y llega a la existencia de conformidad con los términos de la voluntad. Debido a que el fideicomiso no entra en vigor hasta el fallecimiento de el fideicomitente, los activos no se transfieren a un fideicomiso testamentario durante la vida del fideicomitente. En consecuencia, éstos activos deben pasar por el proceso de sucesión antes de ser colocados en el fideicomiso testamentario.

Los dos tipos principales de fideicomisos expresos son los fideicomisos revocables e irrevocables. Un fideicomiso “revocable” es el cual puede ser revocado por el fideicomitente o alguna otra persona. Por otro lado, un fideicomiso “irrevocable” es aquél que bajo sus términos, no puede ser revocado ni terminado por el fideicomitente con el solo consentimiento de otra persona con intereses adversos al fideicomiso, ésto es, alguien que sea beneficiado por la continua existencia del fideicomiso. Fideicomisos en vida revocables son a menudo usados como “testamentos sustitutos” los cuales permiten que los bienes del fideicomitente queden fuera del proceso de legalización. Los fideicomisos irrevocables son a menudo creados para hacer regalos los cuales vienen con ciertas condiciones, o para mantener (asistir) a familiares del fideicomitente y en el proceso, minimizar el impuesto federal a la propiedad o impuesto de regalos.

Dependiendo de la situación, puede haber muchas ventajas para el establecimiento de un fideicomiso, incluyendo el evitar la legalización testamentaria. En la mayoría de los casos, los bienes en un fideicomiso en vida revocable pasarán a los beneficiarios del fideicomiso (o herederos) inmediatamente después de la muerte del fideicomitente sin sucesiones requeridas. Ciertos fideicomisos también pueden dar lugar a ventajas fiscales tanto para el fiduciante y el beneficiario. Los fideicomisos también pueden utilizarse para proteger la propiedad de los acreedores, o simplemente para proporcionar a otra persona para administrar e invertir propiedad para el fideicomitente y los beneficiarios designados. Cuando está bien redactado, otra de las ventajas de los fideicomisos es su continua eficacia sobre todo después de que el fideicomitente fallece o queda incapacitado.